Historia de España: SIGUIENDO LAS HUELLAS DE LA GUERRA CIVIL…

La defensa pasiva de Barcelona

El jueves 15 de junio de 2017, las clases 11 del Colegio Alemán de Barcelona realizamos un recorrido por varios lugares importantes de la ciudad, que aún esconden muchas historias de la guerra civil. Primero nos dirigimos al Refugi 307 (situado en la calle Nou de la rambla, 175).
En 1937 Barcelona estaba sometida a bombardeos por parte de las fuerzas alemanas e italianas durante la Guerra Civil. El Refugi 307 es uno de los más de 1.401 refugios antiaéreos construidos en Barcelona durante la Guerra Civil Española, y es un buen ejemplo de la defensa pasiva en la ciudad, en la que el ejército republicano, la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento y la propia gente tuvieron un rol muy importante.

Concretamente, este refugio fue excavado gracias a los esfuerzos de los vecinos del distrito de Poble Sec, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, ya que los hombres estaban en el frente. Con poco dinero y medios escasos, los propios ciudadanos, llevaron a cabo una notable labor de construcción.

El refugio tiene tres entradas en la calle Nou de la Rambla, y casi 200 metros de túneles en zigzag, con una altura de 2 metros y una anchura de más o menos 1,5 metros. Cuenta con varias instalaciones, incluyendo aseos para mujeres y hombres situados a las entradas de los túneles para poder minimizar el mal olor mediante ventilación. Una fuente de agua, encontrada al excavar el túnel, significó un gran beneficio para los que allí se refugiaban. La enfermería, indispensable, se sitúa en el centro de las instalaciones. Para poder transportar a los heridos en camillas, los corredores hasta la enfermería se construían en forma de S para facilitar los giros. Existía un cuarto de niños que trágicamente se derrumbó en un ataque, asfixiando a dos niños pequeños.
Más tarde fue instalada una chimenea por una familia que se acomodaron durante diez años en este refugio. También hay huellas de otros habitantes, uno de los cuales se aprovechaba de las condiciones climáticas en el refugio para cultivar champiñones y venderlos en el mercado negro en periodos de hambre. Este personaje con su idea ingeniosa pudo llegar a comprarse una taberna en el Paral•lel.

La defensa activa de Barcelona

La segunda parada fue en las Baterías antiaéreas del Turó de la Rovira. Efectivamente, aquí vimos los restos de una batería antiaérea construida durante la Guerra Civil para defender la ciudad de Barcelona de los ataques aéreos llevados a cabo por la aviación italiana, aliada de Franco y con base en Mallorca. En un principio constaba de tres plataformas con cañones que giraban 380º, pero después se construyeron cuatro plataformas más grandes. También disponían de un refugio bajo tierra para los soldados que no estaban de guardia, y que ahora se ha convertido en centro de interpretación.

Pero lo más importante de este lugar es en lo que se convirtió después. Tras finalizar la guerra y retirar las baterías, mucha gente se trasladó a vivir a esta zona, llamada “El Carmelo”. Aquí vivían muchas familias que no se podían permitir pisos en la ciudad, por esto ellos mismos levantaron construcciones muy sencillas, las llamadas barracas, que durante muchos años no dispusieron ni de luz ni de agua.

Finalmente, nos explicaron que por las Olimpiadas del 92’, para mejorar la imagen de Barcelona, el alcalde Pasqual Maragall, ofreció unos pisos en condiciones para los residentes de esta zona.

Max Obregón y Miquel Falcó (11a)

El Pabellón de la República

Para terminar la visita fuimos al “Pabellón de la República”. Pocas personas saben que en nuestra ciudad existe este edificio, réplica del que se presentó en la Exposición Internacional de París de 1937, en plena Guerra Civil española. Este pabellón, construido en su origen por Josep Maria Sert y Luís Lacasa, representaba al gobierno de la República y sirvió para buscar el apoyo de las fuerzas aliadas para combatir el fascismo defendido por el bando de Franco, el cual contaba con el apoyo de los aviones alemanes e italianos. Precisamente, el bombardeo sobre la población de Guernica perpetrado por la aviación alemana a las órdenes de Franco, fue el motivo de la famosa pintura de Pablo Picasso, emblema artístico de la Guerra Civil y que presidía el pabellón.
El edificio actual fue levantado en ocasión de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992. Y desde 1994 pertenece a la Universitat de Barcelona.

Zurück