HISTORIA DEL ARTE (DISEÑO Y CULTURA AUDIOVISUAL)

LOS ALUMNOS DEL COLEGIO ALEMÁN DE BARCELONA
VISITAN LA SEDE DE LA UNESCO EN PARÍS,
PATRIMONIO ARTÍSTICO MÁS IMPORTANTE DE LAS NACIONES UNIDAS

El viernes, 18 de septiembre de 2015, hicimos una visita a la Sede central de la UNESCO (“United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization") en París. Es un lugar de investigación acerca de la ciencia, la cultura y la educación, como bien dice su nombre. Se dedican, entre otras cosas, a conservar los Patrimonios Mundiales y los Patrimonios Inmateriales. En total hay 195 Estados Miembros, de los cuales 52 tienen una sede. También existen Estados Asociados como El Vaticano o Las islas del Caribe, entre otros.  

Los Patrimonios Mundiales son lugares únicos por alguna razón que deben preservarse para generaciones futuras. En caso de su daño o destrucción, la UNESCO interviene con tal de conservarlo. Al hablar de Patrimonios Inmateriales se tratan de prácticas culturales vivas de los países como, por ejemplo, “els Castellers” aquí en Cataluña o danzas folclóricas con los que una nación se expresa. También pueden referirse a idiomas (existen más de 6000), ya que cambian y si llegan a perderse, se pierden las culturas a las que pertenecían. Cada país puede presentar una tradición al año que desee sea preservada.                             

También existe un proyecto llamado “Programa de memoria del mundo”, en el cual se registran archivos, documentales, manuscritos etc. únicos y además se intenta que la gente que no tiene acceso a libros, lea a través de la tecnología que se pone a su alcance.

Esta sede cuenta con amplias instalaciones que hemos tenido el privilegio de visitar. “El jardín de la Paz” fue una donación del gobierno japonés a la Unesco en 1958. Es un lugar de meditación y para recordar la tragedia que sufrió este país tras el lanzamiento de la bomba atómica. Suceso atroz que no debe volver a ocurrir jamás. Otro espacio de la sede que vimos es la “Plaza de la Tolerancia”, en homenaje al ex primer ministro israelí Isaac Rabin para fomentar la paz entre israelitas y palestinos. En ella se encuentra la frase de la constitución de la UNESCO:

 “Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”.

Esta frase fue formulada después de la Segunda Guerra Mundial para que no se repitiese nunca una tragedia así. En su interior se encuentran dos salas, en donde se reúnen los diferentes estados para alcanzar acuerdos acerca de los Patrimonios Mundiales e inmateriales, entre otros temas de actualidad.

La Sede de la Unesco en París alberga muchas obras de arte. Miró estuvo muy unido a la Unesco de París. Hizo junto a Llorens Artigas dos murales de cerámica esmaltada “Mural del Sol” y “Mural de la Luna” 1955. Contemplamos a Alberto Giacometti “Hombre que camina” 1901-1966, este ser que anda sin fijarse en su entorno, con paso firme de acuerdo a su impulso que lo combina, a su vez, con la fragilidad del hombre. “La caída de Ícaro” de  Pablo Picasso 1958, símbolo de la lucha entre el bien y el mal y de las emociones del artista.

Federico Mayor, director general de la UNESCO entre 1987 i 1999, propuso a Antoni Tàpies que hiciera una obra para la Unesco, porque Tàpies fue muy sensible también a los temas sociales y, en especial, a las guerras, a la guerra civil española que vivió y que marcó su obra. Tàpies quiso siempre que su obra sirviera para consolidar la búsqueda de la paz y la defensa de los derechos humanos. “Totes les coses” 1994 de Antoni Tàpies tiene este contenido y el artista la donó a la Unesco, la cual admiramos y comentamos.

Matta, Calder, Chillida, Moore, Tamayo, Soto, Vasarely, Cruz-Diez y muchos otros artistas, contando hasta ahora más de 500 obras se encuentran en esta sede. Esta colección se enriquece continuamente a lo largo de los años gracias a la generosidad de los Estados Miembros en su deseo de valorizar esta Sede de la Organización.

La Sede de la Unesco en París se trata de un lugar de reunión, tolerancia, de obras de arte de distintas culturas que vale la pena visitar, asimilar y recordar.

Cristina Mateo, 11a

Fotografías: cortesía de Carlos Waltemathe